Páginas vistas en total

viernes, 29 de marzo de 2013

YTQTEPDDM.

No hay nada mejor que abras los ojos y que parezca que sigas soñando. No te mueves, casi ni respiras por miedo a que abra los ojos y suceda algo que cambie las cosas. Así, tal y como está, es imposible que suceda algo que lo estropee. A pesar de esto, quieres todo ya, quieres despertarle y que sí sean buenos días.
Es tan diferente cuando está así, como todo lo contrario a cuando está despierto, parece hasta bueno. Parece que toda la energía que usa en ser lo que es, la descarga ahora, solo dejándose llevar.
Y es que, no parece de verdad, su carita entre la almohada y las sábanas blancas. Su nariz gordita, te encanta que sus pestañas parezcan aun más largas y te encanta su respiración lenta. Los ojos sin fuerza, cerrados con suavidad, que raro suena tratándose de esta persona. Desde luego, no tiene pesadillas. Pero ahora que lo piensas, ¿porqué las iba a tener? La verdad es que es un experto de la vida, librándose de los problemas según van llegando, y por regla general no lo pasa mal por los demás. Pero, es impresionante la cara de tranquilidad y calma que transmite, como si profundamente siguiese en sus sueños de niño.
Y tú, que tienes el peor despertar del mundo, te quedas mirándole. No lo puedes evitar, no conocías esta parte. Normalmente, te levantarías y estarías de mal humor hasta terminarte el café, pero no puedes más que sonreír inevitablemente y observar. Y así pasan los minutos, simplemente, mirándolo dormir.

2 comentarios: