Páginas vistas en total

viernes, 27 de julio de 2012

Tú, si tú

Querida tu , si tu, sabes también como yo que lo estas diciendo de esa manera, la manera que tiende pronunciar tu nombre, con esa sonrisa y ese choque de 5.
Que no puedes seguir ahí lo sabes, intentas avanzar sin apartar antes las cosas que te lo impiden.Agarrada al pasado , mirando para atrás , queriendo olvidar pero sin parar de recordar, empeñada en quedarte ahí un poco mas, sin avanzar hacia ningún lado, todo maduran, olvidan y tu...tu no sabes ni por donde empezar.
Donde esta el secreto del futuro? El tiempo se te escapa y ahí es cuando consigues recordar, cuando eras pequeña y jugabas a ser mayor, no hay mucha diferencia, solo que ahora jugar a ser grande, es uno de los pasos a dar, uno de los que no se borran.Pude que el secreto sea fijarse bien, mirar mas cerca tanto, que lo borroso se vuelva nítido, se vuelva claro.
Pero hay cosas que pasaron antes, personas que están de destinadas a dejar una huella presente en tu vida.No quieres esperar milagros, solo que las cosas pasen, si o si, aunque sabes que no.Ha pasado mucho tiempo y deberías tenerlo claro pero no,no lo tienes, y como antes.como cuando eras pequeña te vas quedando rezagada del grupo ves ante tus ojos las vidas de los demás: sufren, se recuperan y finalmente, llámalo como quieras encuentran su estabilidad,su historia..Y tu? Que haces? Nada, lo sabes de sobra porque hasta para eso eres tozuda.

jueves, 26 de julio de 2012

Pero dejémonos de fantasías.

Gotas de lluvia que resbalan por la ventanilla de coche como si tratasen de ganar una carrera, pero mis lágrimas van ganando. Deseando no ser tú mismo, no vivir en esa ciudad, no tener este nombre y no conocer otros. Intentando por todos los medios ocultar lo que te pasa. Pero nunca funciona, así que utilicemos esa palabra salvavidas 'nada'. Esa palabra llena de mentiras obvias, vergüenza, enfado y demás mierdas. Pero esa no es la peor parte, es pensar que, que coño vas a hacer. Tratar de buscar soluciones que no dependen de uno mismo. Y puede que la mayoría de las soluciones no sean válidas, y la otra mitad no te gusten, acabar más perdido que antes. Paranoias que se mezclan con realidades y una pizca de sueños. Ganas de odiar. Ganas de querer. Ganas de él, de ella, de ellos. Ganas de todo. Ganas de nada. Ganas de olvidar. Ganas de no ser. Ganas de poder entender lo que te pasa. Ganas de que todo venga justo como quieres, pero dejémonos de fantasías.