Páginas vistas en total

martes, 12 de marzo de 2013

6

Me fui y no la volví a tocar, simplemente dejé de ir. Dejé de ir, se me acabó el verano y por lo tanto ella. Y ahora, meses después, vuelvo y está todo cambiado. La playa sigue siendo la misma pero todo es diferente.Sigue siendo esa playa tranquila, que ayuda a pensar, a meditar. Incluso podía ver aquellas letras dibujadas en la arena, nos podía ver sacándonos fotos haciendo la mona, también me veía corriendo por la arena húmeda pensando lo que me iba a venir encima, o no.
Pasaron los meses y, bueno, aquí estoy. En la misma playa recordando los pensamientos que hace meses pasaban por mi cabeza cuando estaba aquí. No me preguntes porqué pero me recuerdan a ti, supongo que esos días no pensaba en algo que no fueras tú. Y ahora, bueno ahora es como si llegase y tuviera que cambiar todo para como están las cosas en verdad.
Quién diría que iban a cambiar tanto en tan poco. Pero no pasa nada, ahora es como una playa diferente, la esencia está ahí, pero cambiada. Aun así sigue siendo parte de mi infancia, podría verme juntando montones de conchas o haciendo castillos de arena pero pff, eso si que queda muy atrás. Y pensar que hace unos días fueron seis, y ya no ha vuelto a ser lo mismo desde entonces. Pero, ¿que más da? Me gusta esta playa nueva, diría que es menos ingenua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario